Mujeres zapatistas y mujeres del mundo: Hasta la victoria siempre!

Una mirada sobre el Encuentro de Mujeres que Luchan organizado por las Zapatistas del 8 al 11 de marzo del 2018.

Ophélie Parent

“Ya casi llegaron! ¡A quinientos metros ahí está su casa!” nos gritaron unos compañeros zapatistas al llegar al Caracol de Morelia.

DSC_0112

7 de marzo, 23 horas: llegamos al Caracol, después un día de viaje desde la Ciudad de México. Cansadas pero felices, entramos con alegría y ánimo a lo que será nuestro hospedaje durante los tres próximos días.

A penas un pie en el caracol y las compañeras zapatistas ya nos quitan las mochilas de la espalda para cargarlas y llevarlas hacia nuestro lugar para dormir. En ese momento, ya están instaladas varios miles de mujeres con sus casas de campaña, llenando este hermoso espacio con una colorida rebeldía, este espacio que habían tomado l@s zapatistas uno de esos primeros días de enero del 1994.

El olor a madera quemada y copal le da al ambiente un aire de día de muertos y si pensamos en la alegría, la paz y la tranquilidad que asociamos a esta fiesta, podemos decir que esto se parece mucho a ella. De hecho, en ese momento estamos justo al punto de empezar nuestra fiesta, nuestro encuentro de nosotras todas, como mujeres que somos, nada más faltan unas horas, una noche y no más, una noche para descubrir la hermosura que nos preparan las compañeras zapatistas y que apenas se empieza a dibujar frente a nuestros ojos.

8 marzo, 6 de la mañana: las compañeras zapatistas nos despiertan con las mañanitas. La voz de las mujeres que luchan empieza a sonar, ya es la hora del florecimiento de la voz de las mujeres así que todas nos levantamos para agregar nuestras voces a las de las zapatistas en este primer día del primer encuentro internacional de mujeres que luchan.

Abrimos los ojos y vemos frente a nosotras miles de rostros, puras mujeres, muchachas, adolescentes, jóvenas, chavas, abuelas, señoras y como todavía no estámos bien despiertas, nos cuesta saber si todavía es un sueño o si es realidad.

DSC_0130

Las mujeres zapatistas ya nos han hecho de comer, entre arroz con leche, elotes, tamales, frutas y verduras, café y chocolate, nos tratan como reinas, todo esta listo para que la pasemos bien. El contacto con cualquier otra mujer es fácil y las sonrisas llenan el espacio de un dulce sentimiento de sororidad que apenas empezamos a entender. Las mujeres zapatistas nos reciben con sonrisas que vemos dibujarse a través de sus pasamontañas, su emoción se ve por la luz que se genera en sus ojos.

9:30: la Insurgente Erika, de grado Capitana Insurgente de Infantería, empieza su discurso en frente de una cantidad de mujeres tan impresionante que todavía nos cuesta trabajo creer que eso está pasando y que estamos ahí. Entre toda esta gente, tantas mujeres y ningún hombre, “que lujo” empezamos a pensar: este es nuestro espacio como nunca lo hemos tenido, como nunca lo tenemos, el espacio de nuestra compartición, de nuestra valoración, de nuestra valentía, de nuestra lucha.

“Podemos escoger de competir a ver quién es más chingona, quién tiene la mejor palabra, quién es más revolucionaria, quién es más pensadora, quién es más radical, quién es más bien portada, quién es más liberada, quién es más bonita, quién está más buena, quién baila más mejor, quién pinta más bonito, quién canta bien, quién es más mujer, quien gana el deporte, quién lucha más.

Como quiera no va a haber hombres que digan quién gana y quién pierde.  Sólo nosotras.

O podemos escuchar y hablar con respeto como mujeres de lucha que somos, podemos regalarnos baile, música, cine, video, pintura, poesía, teatro, escultura, diversión, conocimiento y así alimentar nuestras luchas que cada quien tenemos donde estamos.

Entonces podemos escoger, hermanas y compañeras.

O competimos entre nosotras y al final del encuentro, cuando volvamos a nuestros mundos, vamos a darnos cuenta de que nadie ganó.

O acordamos luchar juntas, como diferentes que somos, en contra del sistema capitalista patriarcal que es quien nos está violentando y asesinando.

Aquí no importa la edad, si son casadas, solteras, viudas o divorciadas, si son de la ciudad o del campo, si son partidistas, si son lesbianas o asexual o transgenero o como se diga cada quien, si tienen estudios o no, si son feministas o no.

Todas son bienvenidas y, como mujeres zapatistas, las vamos a escuchar, las vamos a mirar y les vamos a hablar con respeto”

A cada frase de las compañeras zapatistas veíamos caer las lágrimas de las otras compañeras por la emoción que generaban en sus corazones las palabras, entre risas y lágrimas, suspiros y gritos, todas íbamos escuchando a nuestras anfitrionas.

Este primer día fue una maravilla, descubrimos lo rifadas que son nuestras compañeras zapatistas desde las compañeras del equipo técnico hasta las locutoras pasando por las milicianas, las cantadoras, las teatreras, las poetas, las deportistas, las cocineras, las que tejían, las que vendían, las que bailaban. Las zapatistas nos abrieron sus puertas y sus corazones para enseñarnos lo que han aprendido durante estos veinticuatro años de lucha, como mujeres indígenas zapatistas que eran, que son y que seguirán siendo: unas mujeres dignas, valientes y rebeldes. Este día las compañeras nos hicieron reír, llorar, gozar, gritar, como nunca nos había pasado a ninguna de nosotras entre tantas nosotras.

8:00 del dia siguiente: empiezan las actividades, charlas, talleres, las partidas deportivas, exposiciones, etc. Si bien la convivencia nos había juntado entre nosotras, las actividades marcaron un paso adelante.

La diversidad de mujeres presentes es impresionante: de repente pasamos de las mujeres con poca experiencia feminista y sus ingenuas participaciones de tipo “pero también los hombres viven violencias” hasta las lesbianas políticas radicales quienes consideran que acostarse con un hombre es acostarse con el enemigo. Entre estos dos extremos encontramos a una multitud de mujeres dispuestas a luchar para las mujeres de México y del mundo, para que se respete su dignidad, su cuerpo, su pensamiento, su ser y para acabar con este sistema patriarcal machista.

Nuestro reto: Luchar contra el hombre machista, con o sin ellos, cueste lo que cueste, hasta la victoria siempre.

Pero al final, los hombres no importan mucho ahí, lo importante en ese momento somos nosotras, como mujeres que somos, chingonas que somos, hermosas que somos, de México y del mundo con todas nuestras diferencias: de la mujer hippie chaira, a la mujer dark, de pelo largo, corto, alta, chaparra, mestiza, indígena, extranjera y de todos los colores del mundo, íbamos juntas, compartiendo sobre nosotras, bailando, cantando, tocando música, actuando, tejiendo, corriendo, llorando, abrazándonos, reforzándonos, solidarizándonos, porque mas allá de las diferencias somos lo que somos, unas mujeres que vivimos la misma experiencia, la del miedo, la de la muerte, la de la violación, la de la violencia, la del hermano, del novio, del marido, en la casa, en la calle, en el trabajo, de manera constante, en todo espacio y todo el tiempo.

Las zapatistas nos habian dado el tono desde el principio:

“Porque no sólo los hombres, también hay mujeres de las ciudades que nos desprecian que porque no sabemos de la lucha de mujeres, porque no hemos leído libros donde las feministas explican cómo debe ser y tantas cosas que dicen y critican sin saber cómo es nuestra lucha.”

“Aquí no importa la edad, si son casadas, solteras, viudas o divorciadas, si son de la ciudad o del campo, si son partidistas, si son lesbianas o asexual o transgénero o como se diga cada quien, si tienen estudios o no, si son feministas o no.

Todas son bienvenidas y, como mujeres zapatistas, las vamos a escuchar, las vamos a mirar y les vamos a hablar con respeto.

Las vamos a mirar y a escuchar con respeto, compañeras y hermanas.

De lo que miremos y escuchemos, sabremos tomar lo que nos ayude en nuestra lucha como mujeres zapatistas que somos, y lo que no, pues no.

Pero nosotras no juzgaremos a nadie.

No diremos que esto está bien o está mal.

No las invitamos para juzgarlas.

Ni tampoco las invitamos para competir.

Las invitamos para encontrarnos como diferentes y como iguales.”

Así que así fue, todas nos respetamos y disfrutamos al máximo estar entre nosotras, sin ningún hombre que nos diga que está bien y que está mal. De hecho, por el machismo que todas llevamos en nosotras mismas no esperábamos que reuniendo a tantas morras íbamos a sentirnos tan tranquilas, al final, gracias a todas las compañeras presentes y sobre todo, gracias a las zapatistas, todo salió increíble.

De repente una pensaba: ¡no manches! la verdad es que no los necesitamos, estamos muy bien sin ellos, todo lo podemos hacer nosotras. ¿Por qué nos molestamos con ellos?, ¿por qué gastamos tanta energía explicándoles lo feo que nos tratan sin que entiendan, por qué aguantamos, por qué seguimos sufriendo, llorando, gritando por su incapacidad o falta de voluntad de escucharnos y tomarnos en cuenta, cuando al final de cuentas podemos hacerlo todo solas, juntas, sin ellos?

Al final, si unas mujeres decidieron dejar para siempre los hombres, muchas de nosotras decíamos: seguimos luchando, creyendo que otro mundo es posible, que algún día entenderán, que algún día nos escucharan, que algún día dejaran de competir con nosotras.

Estos días vimos que nosotras éramos capaces de no competir entre nosotras, no importa de dónde venimos, no importa de qué color somos, no importa de qué clase somos, somos mujeres luchando por la vida, listas para defenderla y listas para acabar con cada uno de los hombres que se opondrán a este nuestro camino.

Gracias a las zapatistas por regalarnos estas hermosas luces de esperanza,

Gracias por ofrecernos estos días de descanso,

Gracias por permitirnos ser nosotras mismas,

Porque hay muchas formas de ser mujeres,

Porque luchamos por todas estas formas de ser mujeres,

Porque vivas nos queremos,

Porque siempre y cuando exista el respeto mutuo tenemos derecho a ser lo que queremos ser, a pensar como queremos pensar, a bailar como queremos bailar, a cantar como queremos cantar, a jugar como queremos jugar, a reír como queremos reír, en fin:

Tenemos derecho a vivir como queremos vivir.

Del 8 al 11 de marzo 2018 las mujeres zapatistas fueron realistas e hicieron lo imposible.

Porque la lucha es complicada, pero vale la pena:

¡Vivan las mujeres que luchan de México y del mundo!

¡Vivan las compañeras zapatistas!

DSC_0992

“Y TAL VEZ, CUANDO LES PREGUNTEN CUÁL FUE EL ACUERDO, USTEDES DIGAN ACORDAMOS VIVIR, Y COMO PARA NOSOTRAS VIVIR ES LUCHAR, PUES ACORDAMOS LUCHAR CADA QUIEN SEGÚN SU MODO, SU LUGAR Y SU TIEMPO”


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search